Lunes, 14 de Mayo de 2018 | 11:05 am

400 días y 25 mil km, la travesía de un atleta que emuló la ruta del verdadero Forrest Gump

400 días y 25 mil km, la travesía de un atleta que emuló la ruta del verdadero Forrest Gump
400 días y 25 mil km, la travesía de un atleta que emuló la ruta del verdadero Forrest Gump

Infobae

Al británico Robert Pope su madre siempre le había insistido con un pedido particular: que hiciera algo que impactara en el mundo, algo único que quede grabado para la historia y lo distinga sobre el resto. Aquellas palabras permanecieron en la mente de este veterinario y entusiasta runner, y lo impulsaron más tarde a emprender un reto sobrenatural: emular el recorrido de Forrest Gump.

Oriundo de Liverpool, Pope, de 39 años, arribó a suelo norteamericano para recrear la aventura del pintoresco personaje de la famosa película de los 90. Detrás del osado viaje, se conjugaron el deseo de su madre con el objetivo de recaudar dinero para fines solidarios. Y al cabo de 409 días, trazó la ruta exacta de 15.348 millas (un poco menos de 25 mil kilómetros), cruzando Estados Unidos cuatro veces de punta a punta.

La travesía inició el 15 de septiembre de 2016 en la ciudad de Mobile, en Alabama. El intrépido runner atravesó el país hasta el muelle de Santa Mónica y desde ahí se dirigió al faro de Marshall Point, en el estado de Maine, en la otra punta. El reto finalizó el 6 de marzo pasado en la Ruta 163 en el Monument Valley del desierto de Utah, el mismo punto en donde Gump se detuvo.

A pesar de que tenía proyectado finalizar el periplo antes de fines del año pasado, la epopeya le demandó más tiempo de lo previsto, lo cual no quita mérito para un aficionado que se define simplemente como un veterinario de emergencia de noche y corredor de día.

Para concretar la hazaña, Pope señaló dos pilares fundamentales: por un lado, la buena alimentación (consumió en promedio unas 6.000 calorías al día); por otra parte, el uso de la música como motivación, escuchando sus bandas favoritas (U2, Bruce Springsteen, Bob Dylan o AC/DC).

En todo momento, el corredor llevó consigo un carro donde cargó todas las provisiones y la ropa. Pernoctaba donde podía. Algunas veces en una plaza, otras acampando en el patio de alguna vivienda. Incluso hubo ocasiones en las que desconocidos le ofrecieron su habitación para pasar la noche. Cada vivencia era documentada a diario en sus redes sociales.

Continuando con la cruzada, el británico decidió no cortar su cabello ni barba y usar algo de vestimenta similar (como la gorra roja de béisbol) alcanzar un parecido notable con Gump. De este modo, trataba de seducir y atraer distintos aportes, más allá de sus patrocinadores oficiales.

En el medio del camino aprovechó además para participar en diferentes maratones, como la mítica prueba de Boston. En cada carrera siempre acaparó la atención por su aspecto que rememora el filme y se convertía en el favorito de los espectadores, lo cual le servía para cumplir su meta.

Así pasó sus días durante un año y medio hasta al final acabar transitando un equivalente a más de cuatro veces el largo de la Gran Muralla China o un quinceavo del trayecto que separa a la Tierra de la Luna o a más de un centenar de maratones.

Detrás de la gesta hubo un objetivo solidario. La recaudación de las donaciones fueron destinadas al Fondo Mundial para la Naturaleza, una asociación que avoca por la preservación de los recursos naturales y la protección de especies, y a Peace Direct, organización benéfica internacional dedicada a detener las guerras y la violencia en todo el mundo, apoyando a las poblaciones locales en las zonas de conflicto.

A ambas las eligió porque reflejan sus valores. En la película, cuando Forrest corre por el Mississippi por cuarta ocasión, un reportero se le acerca para preguntarle por qué está corriendo. Le pregunta si corre por la paz mundial, las personas sin hogar, los derechos de la mujer, el ambiente o los animales. Mis obras de caridad engloban todas esas cosas y me dan una gran motivación. Solo quiero ayudar como puedo, sostiene Pope.

Este espíritu de ayudar a terceros no se expiró tras consumar el osado desafío. Para continuar recaudando dinero destinado para obras benéficas, se inscribió y corrió en la reciente maratón de Londres (22 de abril). Allí no solo fue uno de los atletas más aclamados, sino que también consiguió el récord Guinness a la persona más rápida en correr un maratón ataviado como un personaje de película. Una distinción particular para Pope, ya que no corrió disfrazado, sino que lo hizo con prácticamente su vestimenta habitual.

Fotos: Instagram @run.robla.run

pixel
Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios