Lunes, 1 de Octubre de 2018 | 4:23 pm

Salvando ranas pequeñas en Sudáfrica

La rana de caña de Pickersgill, mide unos 30 milímetros, habita sólo 12 kilómetros cuadrados de humedal costero en la provincia de Kwa-Zulu Natal, en el extremo este de Sudáfrica, y está incluida en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza, UICN.

En peligro crítico de extinción hace 8 años, la UICN dice que el ya diminuto hábitat de la rana se está degradando amenazado por el desarrollo urbano, la agricultura y el uso de insecticidas.

Los conservacionistas se han asociado con el Zoológico de Johannesburgo para intentar salvar la especie a través de un programa de investigación y cría como lo explicó el coordinador del Proyecto de Investigación de Anfibios de ese Zoológico.

Ian Du Plessis, Coordinador del Proyecto de Investigación de Anfibios del Zoológico de Johannesburgo: "Es muy importante que mantengamos una buena población de anfibios, porque también nos están ayudando de muchas maneras. Una de las cosas es que la malaria es un gran problema en Sudáfrica y en otras partes del mundo. Las ranas comen mosquitos y también ayudan a controlar otros insectos que pueden crear problemas económicos en un campo agrícola. Pero también son una especie indicadora, que nos muestra si algo anda mal, ya sea en la calidad del agua o en el medio ambiente.

Unas 200 ranas fueron criadas en el zoológico de Johannesburgo y han sido transportadas a su hábitat natural, en densos humedales a varios cientos de kilómetros de distancia.

Esas ranas prosperan en las lluvias torrenciales y en los cañaverales muy densos, pero como se sabe relativamente poco sobre la especie, las ranas serán monitoreadas mientras se acostumbran a su nuevo hogar.

Se espera que esfuerzos como estos ayuden a sacar a la rana de caña de Pickersgill del peligro.

Anne Marie Garcia, Associated Press
   

Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios